Declavos

¿CÓMO LLAMARSE EL POETA?. MARÍA ZAMBRANO.

¿Cómo llamarse el poeta? Perdido en la luz, errante en la belleza, pobre por exceso, loco por demasiada razón, pecador bajo la gracia.

FILOSOFÍA Y POESÍA.    MARÍA ZAMBRANO.

EDITORIAL: FONDO DE CULTURA ECONÓMICA. MÉXICO 1996,2006 PAG 63

Casi una definición. Pero ésta no limita sino que abre sentidos. Toda una suma de significados.

No me gusta la idea que anda implícita de que el poeta sea un elegido o un marginado, en cualquier caso, alguien especial, distinto. En el libro de Zambrano se repite constantemente la definición del poeta como alguien con un don especial. Me parece que es pura vanidad o soberbia, una concepción aristocrática. Los poetas son personas que han elegido trabajar con las palabras. No han sido elegidas por la poesía. Quizá esta afirmación esté demasiado influida por el sentir democrático de nuestro tiempo. Aunque así fuera creo que la poesía no está vetada a nadie. El nivel del poema dependerá del trabajo y de las capacidades del autor. Nunca pueden ser capacidades sobrenaturales sino muy humanas.

Sin embargo, me gusta la definición tomada de poco en poco…en cada uno de sus puntos. Cuando se parcela va ganando sentidos. Paradójicamente, se ensancha. Tiene cierto sabor a labor política pero sobre todo define toda una serie de opciones existenciales, estéticas, incluso éticas. Juega al deslumbramiento, a la abundancia y a la contradicción. Define una manera de mirar que es la del que elige la poesía: perdido en la luz. Elige no desviar la mirada. Elige no elegir, captarlo todo, no dejarse nada. Mirar con exceso de imágenes, vivir con un exceso de razones.

Sin embargo escribir poesía sí que supone elegir. Parece una labor de trillador que separa entre tanta luz, que concreta obligado por la página en blanco. Por eso esa sensación contradictoria que tiene el que escribe: cuanto más cerca se está de lo que se quiere escribir más lejos de lo que se querría decir.

Anuncios

9 comentarios el “¿CÓMO LLAMARSE EL POETA?. MARÍA ZAMBRANO.

  1. Cristina
    septiembre 25, 2009

    Hola Sergio. He descubierto tu blog por el facebook. Y he recordado tus escritos del insti y la facul. Con tres de ellos aprobé teoría del arte con Roman de la Calle. Te acuerdas??

    Me muero por leerte. así que ya sabes,,,a escribir.

    PD: yo tb tengo un blog y escribo mis cosillas…

    B7s

  2. sergiogomezgarcia
    septiembre 25, 2009

    Hola Cristina. Menuda sorpresa encontrarte en este blog. No sabía que tenías un blog…eso se dice.
    Chica qué memoria tienes. Mis escritos del insti y de la facultad…eso es cercano a la época de Adán y Eva… Ay qué tiempos. Algo me suena de alguna trampa que hicimos en esa asignatura y en la otra de arte americano ¿no?.
    Ya he pasado por tu blog. Me ha gustado mucho. Ahí he dejado un comentario en una cosa muy interesante. Nos leemos. Un abrazo.

  3. Ana
    septiembre 26, 2009

    Me gusta la idea que planteas de que la poesía es elección. Es cierto que trabajar cualquier género literario implica escoger entre un universo de palabras, de imágenes, buscando la forma que vaya sacando a la luz el fondo, pero para vosotros, poetas, el trabajo se intensifica: la elección de la palabra justa, las imágenes, la estructura, el ritmo. ¡Son tantas cosas que se entremezclan para construir el sentido del poema y qué difíciles son de controlar!
    Sin embargo, me gusta pensar que la poesía no es sólo trabajo y ejercicio. Quizá para escribir poesía no haya que tener un don, como tú dices, pero para mí tiene un carácter indefinible, incluso mágico, que convierte a personas normales en especiales cuando se enfrentan al papel en blanco (ahora más a menudo a la pantalla blanca del ordenador) y expresan con palabras lo que no puede expresarse con palabras.

    • sergiogomezgarcia
      septiembre 27, 2009

      Decir que soy poeta sería un atrevimiento cuando todo lo que hago es intento tan sólo. De todas maneras muchas gracias por introducirme en el conjunto “poetas”. Yo de lo que creo que puedo hablar es de lo que creo que pasa cuando se escribe un poema. Además esto está aquí para la discusión y seguramente un poeta de verdad pueda decir lo contrario. Puede que no todo sea trabajo, pero creo que eso que se ha llamado inspiración está muy sobrevalorado. Para mí es tan sólo un motor de arranque, que en ocasiones incluso se acaba rechazando al escribir el poema. El poema sale después de darle muchas vueltas y, sobretodo, de rechazar muchos versos, imágenes, que en un principio te parecían sublimes. Se trata de una labor de distancia, de leer lo tuyo como si fuera de otro y no cogerle tanto cariño a lo que escribes como para no poder desprenderte de él.

      Por otro lado, ese no sé qué que parece convertir al poeta en algo mágico no le pertenece al poeta sino al poema mismo. Es una categoría estética acuñada por los franceses (je ne sais quoi corrígeme Ana si me equivoco y no se escribe así) como reacción al racionalismo y que expresa ese algo especial que hace que una obra sea o no sea arte. Tú lo dices muy bien: lo mágico. Parece magia cuando un poema se introduce en el espacio de lo que no se puede decir, esto es, el silencio. Eso me interesa mucho de lo que dices. Para mí es el concepto clave en poesía. Me interesa el silencio, como lo que viene después de la lectura del poema e incluso entre sus líneas. Es algo así como la resolución de un enigma, de un misterio. Ahí surge el arte y en eso también tiene mucho que ver el lector. Por tanto, no puede ser algo que le pertenezca al poeta.

      Cuántas cosas dices en un breve comentario. Da mucho de sí. Creo que esto me está gustando muchísimo esto del diálogo bloguero. Si quieres seguimos hasta que el cuerpo aguante. Me ha encantado tu comentario. Muchas gracias chavala

  4. asterio sorribes andres
    septiembre 27, 2009

    Esto promete, te seguiré hasta el sol
    Un saludo abrazado

    • sergiogomezgarcia
      septiembre 27, 2009

      Pues mucha gracias Asterio. Hasta tan lejos es difícil que me sigas. No creo que llegue. Pero espero llegar a despertar el interés de los amigos. Por ahora veo que es así. Un abrazo de vuelta y hablamos.

  5. Yordi
    septiembre 27, 2009

    Woody Allen decía que escribir poesía y escribir humor era muy parecido, en las dos tienes que contar las palabras. Te puedes quedar corto o pasarte de largo, y, eso puede fastidiarte toda la imagen o todo el chiste, supongo.
    Puede que no tenga mucho que ver con el tema que has planteado, pero es un pensamiento que me gusta recordar, parece que así no estamos tan separados 😉
    Un abrazo bro, gracias por el apoyo en el blog nuevo.

    • sergiogomezgarcia
      septiembre 27, 2009

      Claro que tiene que ver. Ya lo dice Woody Allen. Supongo que todo es cuestión de equilibrio y que hay algo intuitivo que te hace poner o cortar algo. No siempre se acierta pero ahí está la clave.
      Un beso xiquet y no hay de qué.

  6. Silvia
    octubre 23, 2009

    Eres un muy buen poeta, y eso se sabe al leer tus poemas; de forma casi perfectos y de fondo tan icosaédrico como la realidad.
    Ser poeta exige de todo un poco: ser sensible, inteligente, saber condensar y emocionar, tener referentes y referencias, ser autocrítico y un poco de afán docente.
    En tu caso se cumple todo.
    Yo sí que te endioso.
    Besitos.
    Silvia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en septiembre 24, 2009 por en María Zambrano y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: