Declavos

LA MUERTE DEL LENGUAJE. RAÚL ZURITA.

Sólo reproduzco unas palabras de Zurita que andan en la línea de lo dicho anteriormente en el post de Cioran sobre la dificultad de la comunicación, el pensamiento y la precariedad del lenguaje en el que nos movemos. Zurita habla desde el punto de vista de un poeta que intenta reanimar al lenguaje, casi con desfibrilador. Me permito cortar el texto donde creo oportuno para decir lo que yo creo esencial sin que sea muy extenso.

Esta es la agonía: ninguna palabra dice lo que dice, ninguna palabra nombra lo que nombra. El tiempo al que asistimos es aquel donde las palabras mueren y la forma que ha tomado esa muerte es la publicidad, su omnipresencia, su absolutismo. (…)

Hablamos así en medio de idiomas colapsados, de palabras cuyos significados agonizan porque a ellas mismas les es imposible contener más locura y violencia que aquellas con que ya las ha cargado la historia. El derrumbe del lenguaje y de las lenguas es el fracaso de nuestra unión con lo que se nombra, o lo que es lo mismo, es el fracaso infernal del amor. (…)

El papel entonces del poeta contemporáneo es cargar con sus poemas muertos hasta la orilla de una playa que tal vez esté o no esté para que crucen desde allí o no crucen el infierno de lo inexpresable, y emerjan o no emerjan en las orillas de un nuevo Purgatorio que, como en Dante, tendrá grabadas de nuevo las primeras palabras: “Que renazca la muerta poesía”. Si se puede hablar entonces de una tarea de la poesía_ si es todavía posible decir eso_ esa tarea es la de cruzar su propia muerte para que las palabras puedan  otra vez evocar y hacer cotidiana la concretud a veces terrible de la existencia.

Los poemas muertos. Raúl Zurita. Libros del Umbral 2006. pags  38 a 42

BIOGRAFÍA:

Raúl Zurita nació en Santiago de Chile en 1950 en el seno de una familia liderada “por puras mujeres”, como él mismo afirma. Su despertar a las letras se produjo de la mano de su abuela materna, italiana de origen, que ya de pequeño le leía la Divina comedia de Dante.

Ingeniero civil de formación, Raúl Zurita estudió en la Universidad de Francisco de Santa María en Valparaíso entre 1967 y 1973, año en que tras el golpe militar sufrió la represión y la cárcel. Sus primeras obras, PurgatorioAnteparaíso (1982) son el fiel reflejo del desencanto que le produjeron estas vivencias. (1979) y

Raúl Zurita se inició en la poesía durante su etapa universitaria colaborando con grupos de intelectuales de Viña del Mar. Su trayectoria, considerada casi marginal durante mucho tiempo, ha estado muy comprometida con el dolor humano y la presencia del paisaje chileno, desde el Pacífico o la cordillera de los Andes hasta el desierto de Atacama. Considerado también un maduro precoz (con sólo 23 años había terminado su carrera, se había casado y separado de su primera esposa y tenía tres hijos), realizó durante la dictadura numerosos actos de rebeldía como quemarse la cara o buscar la ceguera arrojándose amoníaco en los ojos. En 1984 publica Canto a su amor desaparecido.

En 1994 se produce un punto de inflexión en la vida y en la obra de Zurita. Publica La vida nueva, que es según él mismo afirma, “una salida de los infiernos”. Empieza a vincularse con la vida política durante el gobierno de Aylwin, cuando será agregado cultural en Roma, y con el triunfo de Ricardo Lagos en la campaña a la presidencia de la república publica sus Poemas militantes, lo que le comportará la crítica de una parte de las letras chilenas que le tacharon de poeta oficial.

Consiguió el Premio Pablo Neruda de poesía y el Pericle d’Oro de Calabria (Italia) y en 2000 el Nacional de Literatura de Chile.

En más de 30 años de creación poética, la obra de Raúl Zurita es un fiel reflejo de la historia y la geografía chilena. También ha publicado ensayos y ha sido traducido a más de una decena de idiomas, el más reciente el hindi.

Su último poemario, INRI, salió a la luz en 2003.

Raúl Zurita asegura que su último proyecto Diálogo con Chile, (del que ofrecemos un avance en el Portal del Poesía Contemporánea) será el que ponga fin a su relación con la poesía. Se trata de escribir una serie de poemas sobre los acantilados de la costa norte de Chile. “Lo que me tocó hacer en este mundo –afirma el poeta- termina así”.

De http://www.cervantesvirtual.com

Anuncios

4 comentarios el “LA MUERTE DEL LENGUAJE. RAÚL ZURITA.

  1. Clararial
    mayo 9, 2010

    Simplemente brillante, una especie de relámpago nietzscheano de insatisfacción lingüística perpetrada por la palabra hueca de los medios de comunicación. Sin duda: la palabra es la casa del ser, quizá de un ser inaprehensible y sólo perfilable por la poesía… si logramos sobrevivirla.

  2. sergiogomezgarcia
    mayo 11, 2010

    Totalmente de acuerdo filósofa. La cuestión es ¿cómo recuperar la palabra?…¿qué poesía lo logra? ¿Ha de ser por fuerza efímera la recuperación?. Se me plantea otra duda, ¿cuando hablamos del ser queremos decir la esencia universal y universalizante? No sé si es la esencia o la contingencia lo que ha de recuperar la poesía…Hay que hacer referencia a lo inmediato para entender lo que creo que es a aquello a que se acerca el poema. Pero entonces hay un problema, lo inmediato muere cuando lo intentamos alcanzar por medio del lenguaje, lo volvemos mediado. Por tanto, es una batalla perdida pero irrenunciable.
    Qué lío…no sé si me explico…dime algo

  3. Ignacio
    septiembre 5, 2013

    mis ojos sangraron cuando vi francisco de santa maría

  4. Pingback: Premio Iberoamericano Pablo Neruda para Raúl Zurita > Poemas del Alma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en abril 27, 2010 por en Raúl Zurita y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: